miércoles, 9 de julio de 2008

Los superpoderes de Irene

Veintidós semanas, cinco meses. Y tengo la sensación de que ha sido cumplirlos e Irene ha dado un cambiazo. No sé, la veo más rubia, más despierta aún, más risueña. Sus rasgos van modificándose, se va haciendo mayor (si un bebé puede hacerse mayor), sigue aprendiendo y sigue reclamando atención pero empieza a hacer más cosas sola.


Desde hace una o dos semanas atina a coger objetos perfectamente con las manos (y a veces con ayuda de los pies). Ya incluso utiliza las dos manos si se le ofrecen dos objetos distintos a la vez. Los maneja a su antojo y, claro está, se los lleva a la boca, el órgano sensitivo con el que puede identificar todo aquello que cae en su poder. A menudo imita los sonidos que oye, las palabras o las onomatopeyas que soltamos sus padres para hacerla reír.

Pero lo que más me gusta de todo lo que está aprendiendo a hacer son los abracitos que me da, cómo coge mi cabeza con sus manitas cuando me acerco a su cara, y las pataletas de alegría histérica que da cuando ve aparecer a su mamá después de alguna breve ausencia. Cómo nos quiere.

El domingo, justo cuando cumplió su quinto mes de vida, tomó la primera papilla de frutas. Incluso protestó cuando su madre hizo ademán de comerse la papilla en su lugar. ¡Era suya y estaba rica! Aunque la tarea de alimentarla con la cuchara resulta agotadora, lo cierto es que se está portando bastante bien y suele terminarse el plato o gran parte de él.


A todo esto, estoy empezando a creer que Irene tiene superpoderes, porque es una de las niñas más sanas que he conocido. No solo eso, sino que, además, aunque hay días que debería estar llena de arañazos y magulladuras por todos los golpes que ella misma se da con sus juguetes pese a nuestras atenciones, enseguida cicatrizan y desaparecen. Ha llegado al extremo de ni siquiera llorar por el dolor que, imaginamos, debe sentir en ocasiones cuando se hace daño. ¿Es Supergirl?

Puedo afirmar que es supertierna y supercariñosa, supersimpática y superlista. Claro, es mi hija. Pero es que teníais que verla leyendo el periódico...

La prueba de que Irene lee la prensa

6 comentarios:

Violeta dijo...

Pero que guapisima que está!! y como crece!!! Yo no se si es supergirl, pero todo lo que has dicho, seguro que sí.
Ainsss, que rapido crece, decidle que se quede así unos cuantos meses más, que quiero disfrutar de ella un poquito, y con esta marcha que lleva, me temo que cuando vuelva a verla voy a tener que salir corriendo para poder achucharla!!

Un besazo a los tres!! espero que todo os vaya bien por aquellos lares. Seguro que tanta calor no estais pasando.

Emperatriz dijo...

Hola Jose Angel!!! Que preciosa que está Irene, si que es verdad que parece mayor, aunque ella siempre a tenido una carita muy despierta, con los ojos abiertos como posando, pero sigue siendo tan pequeñina...
Espero que os vaya bien el cambio de domicilio, y que paseis un buen verano! Besos a los tres!

Rafael Eslava dijo...

Esta muy guapa!!
felicidades ;-)
un abrazo

José Angel Muriel dijo...

Gracias, amigos. Ay, qué pena que ha pillado un resfriado. Pero no pierde la sonrisa.

Tonio dijo...

Desde luego va a ser como su padre de lista.. bueno y como su madre, jejeje.
Eso es lo que se puede esperar que haya nacido de dos personas como vosotros, así que seguid así y cuidarla bien.. pero no le forcéis mucho, se os vaya a volver revelde.
Qué pena no saber explicar las cosas como tú, yo soy un poco menos literario para expresarme, pero en cuanto a sentimientos con mi niña, eso no me lo quita nadie, como cualquier padre, claro.
Besos a los tres, a ver si nos vemos pronto de nuevo.

José Angel Muriel dijo...

Vamos, vamos, Antonio, que tu hija no puede tener queja con todo lo que le escribes y le dedicas.