lunes, 23 de febrero de 2015

¡Nos han invadido!

Cuando vi esta imagen, pensé que era la portada perfecta para una novela de ciencia ficción sobre alienígenas y criaturas extraterrestres.


Nada más lejos de la realidad. Esta ilustración es una micrografía electrónica coloreada de un tardígrado (en concreto, un ejemplar de la especie Paramacrobiotus craterlaki). Se trata de un invertebrado diminuto (miden menos de 1,2 milímetros) capaz de resistir las condiciones más extremas. Lo he descubierto en National Geographic, pero podéis encontrar más información en internet, como, por ejemplo, este artículo sobre sus singulares características.