martes, 22 de septiembre de 2009

Irene y la distribución normal

Ha costado un año, pero por fin Irene vuelve a estar dentro de los percentiles de peso y talla que corresponden a su edad. En realidad, intentamos normalizarlo todo y nos invade la angustia cuando lo nuestro no cumple lo que está estipulado, pero cada persona es un mundo y ha de seguir su rumbo. Las estadísticas, los percentiles, no dejan de ser una herramienta que ayuda a tomar medidas, no lo olvidemos.

Lo cierto es que Irene está mucho más fuerte y come muchísimo más. Además, ¿quién iba a decirle, habiendo tenido algún tipo de intolerancia, que le iba a gustar tantísimo la leche y el queso? Gracias a esa voracidad, este verano ha ido ganando peso y ha crecido hasta que la ropa se le ha quedado pequeña. No es un problema porque de pronto ha llegado el otoño, con toda la crueldad del frío y la lluvia.


Pero hace una semana, Irene aún disfrutaba en la Costa del Sol y comprobaba por primera vez en su vida lo que es el calor de verdad. Qué bien se lo pasado jugando con la arena de la playa y con el agua de la orilla. Ha demostrado también ser una perfecta destructora de castillos de arena. Todas las torres y murallas que levantábamos eran demolidas hasta la base por sus manitas y sus pies, con firmeza y resolución.


Como se puede ver en la siguiente foto, Irene es toda una atleta. Le falta muy poco para dar la voltereta completa sin ayuda.


Por otra parte, los 19 meses que ya ha cumplido han traído una mayor desenvoltura en el habla y en el entendimiento. Se pueden mantener pequeñas conversaciones con ella, en las que manifiesta claramente sus preferencias. Por ejemplo, si le preguntas si le gusta más la playa o los gusanitos, responde sin dudarlo "sanitos". Si le das a optar entre Spiderman o Pocoyó, se decanta esta vez por "Piman". Es increíble lo segura que está de sus gustos.

4 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

"Spiman" y "sanitos"... ¡Esta niña promete!
Enhorabuena, podéis estar orgullosos.

Violeta dijo...

Ohhhhhhhh, está para comersela!!! Mira que "hechuras"(como decía mi abuela). Ainsss, que guapaaaaa!!!

A disfrutar de ella y sus primeras conversaciones. Luego, no la podréis callar!

Arwen Anne dijo...

Pues a disfrutar de ella y de sus conversaciones de niña, que antes de que os deis cuenta sabe más que vosotros y habla mejor que vosotros, con los niños ya se sabe, a disfrutar de cada pequeño momento que es único

un besazo para la princesita, porque el porte que tiene no es de otra cosa

José Angel Muriel dijo...

¡Pero si ya no calla! Cuando hable de verdad, no sé qué vamos a hacer. :D