domingo, 7 de febrero de 2010

Dos años

Irene ha cumplido dos años. Cuántas cosas han cambiado durante estos últimos meses. Cuando Irene cumplió un año, compramos la piscina de bolas para que jugara, la misma en la que ayer estuvo jugando con su prima, difrutando probablemente el doble, pues ya es mucho más consciente de lo que significa moverse con libertad y de lo que implica cada movimiento que hace y cada objeto que encuentra a su alrededor.

Irene se hace mayor. Ha superado los dos años, una edad crítica en su crecimiento, con una salud estupenda y más felicidad cada día que pasa. Hace un año empezaba a repetir palabras y a llamar las cosas por su nombre, tímidamente. Ahora mantiene conversaciones; aunque aún no entendemos la mitad de lo que dice, todo lo que dice tiene sentido. Nos sigue sorprendiendo su gran capacidad de observación y sus dotes para la imitación, tanto verbal como corporal.

Ayer celebramos juntos el cumpleaños de Irene y de su madre. El mayor regalo de Irene fue ver en casa a toda la familia, a la que tanto quiere: sus abuelitos, sus titos, sus primos y sus papás. Se paseaba por el salón emocionada. Tanta excitación la trastornó hasta el punto de que se desorientaba y no encontraba a su prima Pilar, que estaba apenas a unos pasos, justo donde la había dejado unos segundos antes. Terminó agotada, pero muy feliz. Precisamente esto ha sido un cambio fundamental en nuestra vida, poder compartir todo con los demás, con nuestros seres queridos.

Esta mañana, nos está pidiendo que volvamos a maquillarla, porque el día de ayer terminó entre caras pintadas y máscaras. Naturalmente, Irene quiere que la fiesta siga.

7 comentarios:

Violeta dijo...

Realmente está para comérsela!! Qué grande está!! Ayer mismo, estuve viendo fotos en las que la tengo en brazos. Ainssss, que me va a entrar la morriña!!! :p

Felicidades a Irene y a la mamá!!


Besos para los tres.

madison dijo...

Que guapa y mayor está Irene, muchas felicidades.
Irene es una belleza y seguro que esa belleza que se ve en su rostro la lleva en su interior.
Os deseo toda la suerte del mundo, os lo mereceis.
Un abrazo muy fuerte.
Susana

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Muchas felicidades

José Angel Muriel dijo...

Muchas gracias. Irene se lo ha pasado estupendamente. Anoche se enfadó conmigo porque empecé a quitar la decoración que habíamos puesto en el salón para celebrar su cumpleaños. Menuda bronca me echó. Que no se me ocurriera ni por asomo tocar las guirnaldas y los posters.

La verdad es que es muy buena, Madison. Creemos que va a ser bastante obediente. Y nos quiere muchísimo, tanto a sus padres como al resto de la familia.

Javier Márquez Sánchez dijo...

¡Qué bien verla tan risueña, sana y feliz! Un beso enorme para la pequeñina y sus papás.

Francisco de Paula dijo...

Qué felicidad. Qué alegría. Leer cosas como esta hacen que el sol brille un poquito más fuerte, un poquito más alto, un poquito más amarillo. Leo tus palabras y estoy viendo a mi pequeña Nieves. No puedo evitar que mis labios se abran en una gran, franca sonrisa.
Y a la mierda los problemas, los malos rollos, las tragedias de cada día y las de muy de cuando en cuando.
Ésto. Ésto es lo que da verdadero sentido a la vida.

Un abrazo enorme.

Anónimo dijo...

Mil millones de felicidades para "la alegría de la huerta", y también para los "hortelanos" que la riegan. Un beso.Macarena.