viernes, 20 de enero de 2012

Taller: Las categorías narrativas de Genette

Gérard Genette es un teórico francés de literatura y poética y uno de los eruditos que concibió la Narratología. Ha elaborado una de las metodologías más coherentes y completas para el estudio de la prosa narrativa, recogida en su obra Figures III (1972).

Genétte distingue, en el texto narrativo, tres instancias o categorías:

- La Historia, que es el conjunto de los hechos o acontecimientos presentados de acuerdo con un orden lógico y cronológico, en el cual jamás podrían sucederse de forma natural, ya que algunos hechos pueden solaparse o bien ocurrir simultáneamente. Es el significado o contenido narrativo.

- El Relato, que es el discurso oral o escrito que materializa la Historia, es decir, el texto narrativo concluido.

- La Narración, que es el hecho o la acción verbal que convierte a la Historia en Relato. En los textos narrativos es una situación de ficción.

Por tanto, para el lector, Historia y Narración solo existen a través del Relato.

Para Genette, el significado de la obra se construye al identificar las relaciones entre los distintos niveles. Por lo tanto, en su teoría, afirma que la articulación de las relaciones entre Historia, Relato y Narración se puede estudiar mediante la observación y el análisis de tres instancias o categorías que surgen de las mismas:

- Tiempo, que expresa las relaciones posibles entre el Relato y la Historia. Se analiza a partir de las alteraciones que pueden presentarse y que causan un determinado efecto de sentido: distorsiones de Orden, de Velocidad (o Duración) y de Frecuencia.

Las distorsiones de Orden surgen por la decisión del narrador de alterar la secuencia cronológica de la historia, que puede adelantar acontecimientos o interrumpir el fluir de los hechos para evocar un hecho anterior. Estas anacronías se manifiestan como una discordancia entre el orden de la Historia y el orden del Relato y pueden ser analepsis (Relato en forma restrospectiva) o prolepsis (Relato en forma prospectiva, con anticipación de sucesos).

Las distorsiones de Velocidad o Duración se manifiestan por comparación entre el lapso temporal al que alude la Historia y la cantidad de espacio físico o texto que supone en el Relato. Estas alteraciones del movimiento narrativo se pueden clasificar en cuatro formas fundamentales según su extensión y dinamismo: escena (habitualmente, con diálogos), pausa descriptiva, resumen o sumario y elipsis (en la que los acontecimientos se cuentan de forma condensada y se suprime información que no es crucial).

Las distorsiones de Frecuencia se deben a las relaciones de frecuencia o repetición entre los hechos sucedidos y los hechos narrados. En este sentido, el Relato puede ser Singulativo (se narra una vez lo que ha ocurrido en la Historia), Singulativo Anafórico (se cuenta n veces lo que ha ocurrido n veces en la Historia), Iterativo (se cuenta varias veces lo que ha ocurrido una vez en la Historia) o Repetitivo (se cuenta una vez lo que ha ocurrido n veces en la Historia).

- Modo de la representación en que se expresan las relaciones entre la Narración y el Relato.

Por una parte, en el Discurso siempre existe una Distancia intrínseca del Relato con respecto al lector. Dicha distancia puede ampliarse o reducirse dependiendo de cómo se construya el Discurso. Este puede basarse en el monólogo o en el diálogo: directo (si se representan los enunciados de cada personaje sin modificarlos, como en este ejemplo: "-Avísame -me dijo A"), indirecto (si se relatan los enunciados de cada personaje, como en este ejemplo: "A me dijo que la avisara") o indirecto libre (si un personaje se pone en el lugar de otro y emite los enunciados de este último en su lugar, como en este ejemplo: "A me diría que la avisara").

En cuanto a la perspectiva desde la que se cuenta la Historia, Genette evita los términos “visión” y “punto de vista” y utiliza en su lugar el concepto más abstracto de Focalización. Por tanto, el Relato puede ser no focalizado o de focalización cero (el relato clásico), de Focalización Interna (fija, si no se abandona el punto de vista con que se comenzó; variable, cuando el personaje principal es primero uno y luego otro; y múltiple, si el mismo acontecimiento se evoca varias veces según el punto de vista de distintos personajes, como en las obras epistolares), de Focalización Externa (el protagonista actúa sin que podamos conocer sus pensamientos y sentimientos) o de Doble Focalización (se manifiestan los pensamientos y sentimientos de un personaje desde el punto de vista de otro, al tiempo que el Relato se centra en las acciones).

- Voz, que se refiere a la forma en que se encuentra implicada, en el Relato, la propia Narración. En ella se encuentran el narrador y su destinatario, real o ficticio. Genette distingue dos categorías: el tiempo de la Narración y los niveles narrativos junto con la persona.

Cuando se especifica el tiempo y no el lugar, la Narración se clasifica de acuerdo con su posición temporal: Ulterior (Relato de hechos pasados), Anterior (Relato predictivo, de hechos posibles), Simultánea (Relato en presente) e Intercalada entre los momentos de la acción (exite una distancia temporal mínima entre los hechos y el Relato). También se habla de Narración en primer grado (la voz se relaciona con el lector) y de Narración en segundo grado (es un personaje quien narra).

Por otra parte, Genette matiza la diferencia de nivel entre el acontecimiento contado por un Relato y el acto narrativo del cual resulta dicho Relato. Así, define los niveles extradiegético (el narrador, en tercera persona, queda fuera de la historia, sea omnisciente o focalizado), intradiegético (el narrador, en primera persona, está dentro de la historia, como protagonista o testigo) y metadiegético (uno de los personajes cuenta una historia dentro de la principal).

Estas categorías (Tiempo, Modos y Voz) se relacionan con las anteriores (Historia, Relato y Narración) de la siguiente forma. Tiempo y Modo funcionan, las dos, en el nivel de las relaciones entre Historia y Relato; mientras que la Voz designa, a la vez, las relaciones de la Narración con el Relato y la Historia. Las categorías de Tiempo, Modo y Voz únicamente pueden ser observadas en el Relato, ya que este es el objeto concreto.