martes, 11 de diciembre de 2007

El escritorio: Pasa la página

Escucha.
Voces hambrientas que claman para ser saciadas,
gemidos que anuncian la muerte.
Pasa la página.

¿Oyes?
Gruñidos de los que moran en la calle,
pobres a miles que imploran una limosna.
Pasa la página.

Mira.
Montañas de hielo se desploman en el mar,
la lluvia y el calor nos azotan intempestivos.
Pasa la página.

Ríe.
Cuando hay que llorar,
la gente desafía las normas y perece en sus coches.
Pasa la página.

Llora.
No hay tregua que valga,
los asesinos siguen matando.
Pasa la página.

Grita.
Los que gobiernan discuten hasta el ridículo,
los problemas crecen, los impuestos menguan.
Pasa la página.

Sufre.
Siguen en silencio, recibiendo el dolor y la humillación,
mujeres que quisieron ser felices.
Pasa la página.

Despierta.
Todo lo que nos dicen es mentira, consciente o inconsciente.
Nos abruman, pero no te duermas, averigua.
Pasa la página.

Cierra los ojos.
Apaga la televisión. Insultos que generan violencia,
la cultura popular sigue en vías de extinción.
Pasa la página.

Desea.
Que empecemos un cuaderno en blanco,
que nos demos cuenta de lo que estamos perdiendo.
que no pasemos página el año que viene.

Feliz Navidad.

2 comentarios:

Javier Márquez dijo...

Menuda felicitación navideña. Algo original, para variar... En serio, está muy bien, resulta directo, emotivo y muy reflexivo. Excelente.

José Angel Muriel dijo...

Gracias, Javi. Un día, leyendo un libro que no me gustaba, me salieron de dentro estas reflexiones. Para que luego digan que no hay motivos de inspiración en cualquier cosa...