jueves, 13 de marzo de 2008

Cinco semanas con Irene

Hace una semana, Irene cumplió su primer mes. Pero hasta ahora era tan pequeñita que aún parece recién nacida. En sus cinco primeras semanas de vida ha crecido 5 centímetros (ya mide medio metro) y ha ganado 1 kg (hasta alcanzar los 3,300). Su pediatra está tan contento como nosotros, porque a partir de ahora todo debe evolucionar con normalidad y se nota que la niña es fuerte y tiene mucha salud.



Irene tiene locos a sus abuelos y sus titos, además de a sus padres. Cuando nos visitan, pasea su mirada entre ellos, observando con detenimiento, aunque probablemente aún no distinga bien las formas y los colores. Le encanta que le acaricien la cabecita y cuando se encuentra bien no para de sonreír. Es muy cariñosa y, a menudo, cuando le besas en la mejilla, arrima la cara buscando el contacto. Parece que también está empezando a imitar los gestos; se fija en lo que hacemos con nuestra boca y hace muecas parecidas. ¡Y cómo come, qué glotona! Mirad qué expresión de placer y satisfacción tiene en la foto, una vez que ha llenado el estómago.

12 comentarios:

Violeta dijo...

Pero que guapisima!!! Está para comersela a besos y a bocaitos!! No me extraña que esteis todos babeando. Yo no pararía de mirarla y de disfrutar de este milagro.
Me alegro que todo vaya bien y dentro de nada la tendréis correteando por casa.. ya vereis... ya!!!

Muchos besos a todos!!!

José Angel Muriel dijo...

Cuando quieras, vente a conocerla en persona, ¿vale?

Ryder dijo...

me alegro que vaya todo según debe.. espero pronto poder pasarme a haceros una visitilla a los tres y conocerla a ella personalmente

un saludo, padrazo!

Violeta dijo...

Cuando me digais me tendréis ahí embelesada mirando a Irene!! Eso sí, si no hablo mucho, intentad que aparte la mirada de ella durante algunos segundos, y volverán a funcionar las neuronas. Je je...
Besos enormes!!!

José Angel Muriel dijo...

Me alegra verte por aquí, Ryder. Ya sabes que te esperamos.

Violeta, pásate cuando quieras. Solo tienes que llamarme para asegurarte de que estaremos en casa, porque ya nos hemos adaptado al nuevo ritmo y salimos a pasear con la niña de vez en cuando.

Cris dijo...

Aprovechad estos días tan buenos que están haciendo para llevar a Irene a conocer su mundo más cercano. Como dice Violeta, ya verás como dentro de poco os vuelve locos, con eso de tener que estar corriendo tras ella.

Ternin dijo...

Pero vamos, que en persona SÍ está para comérsela.

Javier Márquez dijo...

Vaya una niña preciosa. Es una auténtica ricura. La pasada semana tuve la oportunidad de conocer a esta hermosa personita, fue un encuentro causal con sus papás, pero suficiente para babear durante un rato viéndola aferrarse a su biberón con la misma energía con la que sin duda se aferra a la vida. Disfrutad cada segundo a su lado, papis...

José Angel Muriel dijo...

Sí, es verdad, algunos ya la conocéis y podéis confirmar si me dejo llevar por el amor paternal nada más. :D

J.E. Alamo dijo...

Como sabes tengo también una hija que ya va a cumplir los seis años. He procurado estar con ella todo lo que he podido, que no es todo lo deseado, y te aseguro que no hay nada igual que un abrazo o un "Papi, te quiero".
La niña es preciosa, disfrútala.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Me uno a esas últimas palabras de J.E. Alamo: "disfrútala", que el tiempo vuela.

José Angel Muriel dijo...

Gracias, amigos. Lo procuraré por todos los medios. ;)