miércoles, 26 de marzo de 2008

Colaboraciones: Fusilamiento preventivo, de Ginés S. Cutillas

Ginés y yo apenas nos conocemos, pero creo que coincidimos en la búsqueda de ideas interesantes y "retorcidas" para intentar asombrar al lector. También tenemos una amiga en común. Gracias a ella, llegué a la web de este valenciano, residente en Granada si no me equivoco, y pude disfrutar de su trabajo, que me pareció fascinante y lleno de creatividad.



Solo he leído algunas de las obras que ha publicado, pero recomendaría la lectura de todas ellas. El cómic La biblioteca de la vida tiene un desenlace que quizá parezca predecible, pero no por ello es menos angustioso; el autor consigue así el efecto que se propone. Merece la pena conocer también la versión escrita, en forma de relato, que ayuda a comprender mejor el proceso de elaboración de la dramática historieta. Igualmente originales y sorprendentes resultan El coleccionista de tiempo y Moebius, cuyo título se limita a citar el apellido de un célebre matemático. Al leer este último, inevitablemente me acordé de mis cuentos La escalera de Penrose y Tesis de ubicuidad, ambos escritos expresamente para participar en los concursos organizados por la Facultad de Matemáticas de Sevilla hace años.

Además, Ginés ha estudiado con detenimiento la estructura de los microrrelatos (dentro de poco, publicaré su estudio sobre el tema en la sección de Taller). Precisamente, uno de los relatos breves que ha concebido se titula Fusilamiento preventivo, que resultó ganador en el concurso promovido con motivo de la Feria del Libro de Granada en 2006. Lo publicó originalmente en su weblog.

Fusilamiento preventivo

'Sabemos su secreto. Si no mata a Rubén Ramos lo haremos público’. Eso era todo lo que ponía la nota. Ser el hombre más poderoso del país conlleva que de vez en cuando te lleguen anónimos como este. Por más que pienso no se me ocurre quién ha podido escribir esta nota. Ni siquiera conozco a ese tal Rubén. ¿Qué interés tienen en su muerte? Yo por si acaso lo he mandado arrestar y fusilar. No tenía elección, imaginen el escándalo si mi secreto se hiciera público. Por otra parte tampoco sé muy bien a que secreto se refieren.

Ginés S. Cutillas

5 comentarios:

Javier Márquez dijo...

Genial ese relato. Sencillo y directo, y una gran reflexión sobre la frialdad que suele imponer el poder. A veces se llega tan arriba que se pierde el sentido de la mesura, de la perspectiva, de la moral, de la...

cris dijo...

En su blog, entre otras cosas, podéis ver los relatos breves que salieron publicados en LA OPINION DE GRANADA. En algunas de esas páginas hay reseñas mías a algunos libros...Vaya, podéis matar dos pájaros de un tiro...Je,je,je!
Genial homenaje el que le has hecho al amigo valenciano, José Ángel.

José Angel Muriel dijo...

¿Se nota que me gustó lo que leí? He encontrado afinidades literarias con Ginés.

J.E. Alamo dijo...

¡Qué bueno! ¡Qué envidia! Un relato que te deja con regusto al igual que un vino excelente.

Ginés Cutillas dijo...

Gracias por esos comentarios halagadores.

Un abrazo