lunes, 13 de noviembre de 2006

Querida HISPACON

Más vale tarde que nunca. Aunque ya ha pasado más de una semana desde que se celebró el XXIV Congreso Nacional de la AEFCFT, es decir, la HISPACON 2006 (también llamada DHCON por la sede, Dos Hermanas), no quería dejar de añadir mis impresiones personales al respecto. Puedo afirmar que terminé muy satisfecho y con ganas de más. Así que me alegré muchísimo de saber que probablemente el año que viene se desarrolle en Sevilla, aún más cerca de mi casa.

Es una pena que estos eventos no se prodiguen más. Pero, claro, tienen un público reducido (si unas trescientas o trescientas cincuenta personas en total -según las estimaciones ofrecidas por la prensa de Dos Hermanas- pueden considerarse un público reducido) y aumentar la frecuencia puede suponer agotar a los invitados y a quienes esperan ansiosamente asistir a este tipo de actividades e incluso redundar en la temática.

De todas formas, si todo sigue adelante (todo apunta a que sí), es cierto que el número de actos relacionados con la literatura fantástica seguirá creciendo. De hecho, si la HISPACON se ha celebrado este año en Dos Hermanas ha sido gracias a que la organización conocía la sede por las I Jornadas de Literatura Fantástica realizadas en mayo con bastante éxito. Aún recuerdo cuando Rafa Marín me escribió hace dos meses buscando una alternativa para la HISPACON 2006, a punto de naufragar por los problemas en Córdoba. Fue muy emocionante poder formar parte de esto desde el principio. Imaginaos cuánto me entusiasmó entonces, cuando días después sabíamos que Dos Hermanas sería definitivamente la sede, ver mi nombre en el cartel como autor invitado, junto al de tantos escritores conocidos, nacionales (Ángel Torres, Rafa Marín, Víctor Conde, Joaquín Revuelta, Tobías Grumm, etc) como extranjeros (Ian Watson, Richard Morgan, Kiril Yeskov, etc).

Tras la inauguración en el Teatro Municipal, con el discurso del Concejal de Cultura y de la directora de la Biblioteca, asistí atentamente a los actos que se sucedieron. Claro que siempre era difícil elegir y temías estar en el sitio menos interesante. En realidad, eso nunca pudo ocurrir. Todas las actividades lo eran.


Carlos Quintana, Agustín Jaureguizar y Ángel Torres Quesada

Después de la curiosa exposición de Juan Carlos Pereletegui sobre la ciencia ficción en español (de ahí el título de "Ciencia ficción de pata negra"), me dispuse a coger mi máquina del tiempo con Agustín Jaureguizar, que, acompañado de Carlos Quintana y Ángel Torres, recorrió algunas obras de la literatura en las que se utiliza el viaje en el tiempo como elemento de la trama. Se suponía que, antes de que terminara esta conferencia, debía estar sentado en la mesa redonda de la otra sala, pero pude escucharla completamente. Estaba tranquilo porque Ángel Torres, sentado en esos momentos al lado del conferenciante, también tenía que sumarse a la siguiente charla.


Con Ángel Torres Quesada

Mi sensación es que a la mesa redonda "De las novelas de a duro a los novísimos" le faltó tiempo. Pero no lo digo en tono crítico, sino porque era un tema en el que estoy seguro de que tanto los veteranos Ángel Torres, Alfredo Álamo, Víctor Conde y Joaquín Revuelta, como los autores noveles Pepe Carrasco y yo, habríamos querido decir mucho más (desde luego, yo me quedé con las ganas). Pero había que cumplir con la programación y los moderadores fueron muy puntuales en los comienzos y los finales (labor meritoria, porque no es cuestión fácil).


Alfredo Álamo, Joaquín Revuelta, Víctor Conde y Pepe Carrasco

Al día siguiente, mientras se producía el primer encuentro con el escritor Richard Morgan, Alfonso Merelo presentaba mi novela Ladrones de Atlántida en la sala contigua. Me sorprendió gratamente comprobar que el público iba en aumento, pese al interés que podía suscitar el afable Morgan, que, para colmo, sabía hablar español perfectamente. En cuanto al discurso de Alfonso para introducirme fue tan agradable como halagüeño.


Alfonso Merelo presentando Ladrones de Atlántida

Habría quien pudiera decir que en las presentaciones de mi libro siempre se despierta el espíritu andaluz que llevo dentro, porque, mientras hablo, parece que esté cantando por bulerías, a juzgar por los gestos de las manos y la expresión de estupor de Alfonso en la fotografía siguiente. Podría enseñaros alguna escena parecida en actos anteriores. Debe de ser que me emociono hablando de la Atlántida...


Las actividades seguían desarrollándose, aparentemente con completa normalidad. La organización nos confesaba a algunos privilegiados que sí estaba habiendo algún que otro problemilla, incluso alguno importante. Pero para el público todo aquello estaba resultando invisible y la HISPACON transcurría complaciendo a los presentes, ya fueran invitados o asistentes.


Ian Watson

Escuchar a Ian Watson hablar sobre Inteligencia Artificial fue un lujo que pocas veces puede experimentarse. Sus esfuerzos y sus ensayos para dar la conferencia en español merecieron la pena, aunque su entonación resultara algo extraña. El turno de preguntas resultó tan interesante como la propia exposición. Y hubo una aseveración poniendo en tela de juicio nuestra propia realidad que me gustó especialmente: "Poder construir una matriz (como en la película Matrix) puede significar que ya estamos viviendo dentro de una simulación".


Rafa Marín presentado por Joaquín Revuelta

Este lujo sólo es comparable al de oír a Joaquín Revuelta y Rafa Marín cantando a coro. Rafa presentó su nueva novela, Juglar, leyendo íntegramente uno de sus capítulos más siniestros. Para ello tuvo que poner la voz de un muerto en los diálogos y, de haber sido de noche, las sensaciones hubieran sido realmente tenebrosas. Entre Juglar y Lágrimas de luz, curiosamente los dos libros que me firmó esa tarde, el autor y sus amigos establecían una relación que me permitirá leerlos con otra mirada.


Richard Morgan y Kiril Yeskov

Por último, el domingo, antes de la clausura, pudimos ver juntos, en una mesa redonda acerca de nuevas tendencias en la literatura de fantasía y ciencia ficción, a Tobías Grumm, Richard Morgan y Kiril Yeskov. Hubo una especie de simpático duelo entre los dos extranjeros que supieron llevar con muchísima armonía, llevándose la razón o la contraria elegantemente.

Sólo me he detenido en algunas de las cosas que más me llamaron la atención, tratando de resumir cuánto disfruté y recoger una minúscula representación de los instantes vividos esos días (ya comenté algo en mi web). Pero hay mucho más en los siguientes enlaces:

Memorando, blog de Alfonso Merelo:
He vuelto de la HISPACON
Crónicas Hispacómicas

Cosillas güenas de Alfonso Merelo:
Fotos del viernes 3 de noviembre en DHCON
Fotos del sábado 4 de noviembre en DHCON
Entrega de Ignotus 2006

Esperando la marea, blog de Joaquín Revuelta:
Mudo por culpa de la HISPACON 2006

Crisei - Bitácora de Rafael Marín:
De vuelta tras el paréntesis

La sombra de Grumm, blog oficial de Tobías Grumm:
HISPACON: 1660 kilómetros entre pecho y espalda pero... ¿qué más da si soy feliz?

Frolik 8, blog literario de Alfredo Álamo:
HISPACON 2006: Notas

...y tan pocas balas, blog de Víctor Miguel Gallardo:
HISPACON 2006
HISPACON 2006: breve álbum fotográfico

Escrito en el agua, blog de Rodolfo Martínez:
Siensia ficción en Dos Hermanas

Y el exhibicionismo, blog de Gabriella Campbell:
DHCON finiquitada y servidora exhausta

No crónica de una HispaCon, por PilyB

Recuerdos de una HispaCon, por Tobías Grumm

Fotos de Alex Vidal

Más fotos

Reseñas en los medios de comunicación:
Periódico El Nazareno
Relación de Premios Ignotus 2006

5 comentarios:

Alfredo Álamo dijo...

¿Veterano? Ohaivá lo que me ha disho ;)

José Angel Muriel dijo...

Veterano, o en camino de ello. :D Pero por la experiencia y el dominio de la técnica, naturalmente. Aquí no tiene nada que ver la edad. :D

AMS dijo...

Para tu información a Watson le había transcrito fonéticamente su conferencia su traductora Luisa María que andab por allí. De ahí que se le notara rara la dicción. Pero es de aplaudir el esfuerzo que hizo para pronunciar compresiblemente el castellano. El que habla de muerte castellano es Morgan, aue además se quiere comprar una casa en Cádiz. Hay que joerse :)

José Angel Muriel dijo...

Es verdad, Alfonso algo de eso me comentaste sobre el discurso de Watson. Mérito tuvo lo que hizo el hombre, sin duda. Puso empeño y pasión, a la española. :D

Y lo de que Morgan quería casa en Cádiz, no me extraña.

José Angel Muriel dijo...

Esta audiograbación contiene los primeros minutos de la presentación que realizó Alfonso Merelo de mi libro el sábado 4 de noviembre.