lunes, 26 de mayo de 2008

El escritorio: De plata

De plata eran los rayos de la luna que le iluminaban.

De plata era su cabello, rasgo de una raza.

De plata el brillo de la espada que se hundió en su vientre.

De plata las monedas que había robado.

11 comentarios:

Cris dijo...

Hummm...el principio de tu próxima novela, tal vez?

José Angel Muriel dijo...

En realidad no. Es algo que se me ocurrió un día. Otro de mis experimentos. Con cuatro frases se puede definir una historia, la personalidad del protagonista, la ambientación e incluso un desenlace con una pizca de sorpresa.

Cris dijo...

Te estás enganchando tú también al microcuento, eh????

José Angel Muriel dijo...

Hago mis intentos. Hay ideas que sirven para desarrollar una novela, otras que deben ocupar la extensión de un relato y las que parecen concebidas para unas pocas palabras. Todo cobra sentido si le das la dimensión adecuada. Eso es lo difícil de contar historias.

J.E. Alamo dijo...

Como versos de introducción a una historia de la Tierra Media quedaría muy bien.

José Angel Muriel dijo...

Ahora que lo dices, tiene ese estilo, es verdad, Joe. Aunque mi intención era contar una minihistoria.

J.E. Alamo dijo...

Y está contada, pero quiero más!!!

José Angel Muriel dijo...

Je, je.

Cris dijo...

Vaya, que se nos antoja que hagas una novela que empiece así! Jijiji!

Anónimo dijo...

Siempre me ha gustado tu capacidad de síntesis.Me has sorprendido con este microrelato.Experimentar sin miedo ayuda a dar pasos hacia delante.Ah,y no olvides seguir publicando tus apuntes para compartirlos con nosotros.

José Angel Muriel dijo...

Muchas gracias. ¿Quién eres?