sábado, 3 de mayo de 2008

Irene de bautizo

Hace tres días, Irene cumplió su duodécima semana de vida y dentro de otros tres tendrá exactamente tres meses. En medio, este tres de mayo, vísperas del Día de la Madre, en que se celebra la festividad de San Felipe y Santiago el Menor, se ha celebrado el bautizo de Irene. Lo hemos pasado muy bien brindando a su salud, después de que le haya administrado el sacramento el mismo sacerdote que nos casó hace más de ocho años, un tío de Mª Carmen que fue vicario de Jaén hasta hace poco.

Durante la ceremonia, lloró un poco hasta que nos dimos cuenta de que tenía sed y le dimos un poco de agua para saciarla (pocas veces había tenido un llanto tan desconsolado, qué cosas). Una vez que le bañaron la cabecita con el agua bendita, empezó a reírse a viva voz y sus carcajadas retumbaban en toda la iglesia sin que pudiéramos evitarlo. Menos mal que el cura era de la familia.


Aunque os parezca increíble, cada vez que Irene ve una cámara cerca, da igual lo que esté haciendo, mira directamente al objetivo y posa para la ocasión. Así queda demostrado en la foto anterior (¡atentos, estaba comiendo y no hay momento más sagrado para un bebé!). Parece tener un sexto sentido, algo le llama la atención de esos aparatos con lucecitas.

Cómo nos reímos con sus carcajadas, con sus incomprensibles charlas, con sus ininteligibles respuestas a nuestras carantoñas y nuestras palabras. Le encanta que le hablen, escucha y contesta con su lengua de trapo. Mantiene conversaciones con la lámpara del salón y con algún que otro muñeco de peluche. No puedo imaginar qué pasará por su cabecita, pero creo que es mucho más de lo que pensamos. Aunque no es capaz de coordinar sus movimientos, sabe cómo debe responder a algunas de nuestras reacciones. Por ejemplo, cuando, estando acostada, le digo "vente conmigo" y le pongo las manos en la espalda, automáticamente se encoge y arquea la columna para facilitarme el trabajo e indicarme que quiere que la coja.

En las últimas dos semanas el cambio ha sido realmente importante y se le ve mucho más activa, con muchas ganas de pasarlo bien. Temo que cuando gatee o pueda andar, va a ser verdaderamente imparable.

6 comentarios:

Violeta dijo...

Pero que guapas están madre e hija!! Y como crece!!!
Me encantan las dos fotos. Se ve que Irene está repleta de amor y de cariño, os sale a los dos de los poros de la piel.
Me alegro que todo vaya tan bien, y estoy deseando que llegue el fin de semana que viene para veros.
Besos

José Angel Muriel dijo...

Esperamos verte. ;)

J.E. Alamo dijo...

Papá. ¡Qué grande!;-D

Cris dijo...

Esta niña te sale modelo! Pero mira que atenta mira a la cámara, pero si parece que va a hablar de un momento a otro!
Me alegro de que la comunión saliera tan bien.
Besos

José Angel Muriel dijo...

Anda, ya ha hecho la Primera Comunión y yo sin enterarme. :D Si es que el tiempo pasa muy rápido.

Cris dijo...

Ja,ja,ja!! Es que crecen tan rápido que el bautizo se junta con la primera comunión!!!
El que hizo la comunión hace un mes fue mi sobrino, y todos sus amiguitos también la están haciendo pro estas fechas, de ahí la confusión.