miércoles, 21 de mayo de 2008

Primeros días en Valladolid

Aunque los desplazamientos iniciales trastornaron un poco la rutina de Irene, ya se ha adaptado completamente a su nuevo hogar. En ningún momento ha dejado de reír y pasárselo bien, como demuestra la fotografía.

Hoy cumple quince semanas, ha alcanzado los cinco kilitos y ha visitado al pediatra que le corresponde en su Centro de Salud, dependiente de SACyL, que, por otra parte, es mi cliente en el proyecto que nos ha traído a tierras castellanas. El doctor ha hecho constar que está muy sana y muy bien, que crece de forma adecuada a su situación. Irene se lo ha ganado con sus sonrisas. Todos caemos rendidos ante su buen humor.

4 comentarios:

Violeta dijo...

Pero que guapaaaaaaa!! Miralaaaa, si es una princesaaaa!! Jaajaja, que sonrisa, es contagiosa!! Lo siento papis, pero va a ser una rompecorazones. Asi que prepararos los dos a recibir miles y miles de pretendientes... voy comprando escobas?? ajajajjaja.

Un beso a los tres!! Cuidaros mucho!!

José Angel Muriel dijo...

Ay, cada vez que veo esa sonrisa me derrito, casi literalmente. Me temo que tienes razón, Violeta. Habrá que ir preparando el juego de escobas. :D

Cris dijo...

Está guapísima y muy simpática. Espero que no se le pegue mucho después el carácter seco castellano...
Besos

José Angel Muriel dijo...

De momento se resiste perfectamente. :D Pero por aquí no son tan secos como me habían advertido.