lunes, 28 de enero de 2008

Colaboraciones: Mala suerte, de Cristina Monteoliva

Un día, Cristina entró tímidamente en mi trayectoria como escritor. Creo recordar que fue por correo y que me conoció a través de mi web. A partir de ahí, hemos mantenido el contacto, que se ha reforzado desde que yo descubrí su blog, El viaje imaginario, y ella el mío. Gracias a este medio, intercambiamos impresiones e ideas.

Como compartimos intereses en cuanto a la literatura y ella también hace sus pinitos escribiendo, le pedí una aportación para mi rinconcito en la red. Finalmente, eligió este relato, publicado el 17 de agosto en el periódico Ideal de Granada. Fue uno de los treinta finalistas de entre todos los cuentos presentados al certamen que el diario organiza todos los veranos. Más tarde, se editó un libro con los cuentos seleccionados. Así que os recomiendo que la sigáis de cerca, porque solo acaba de empezar a cosechar éxitos literarios.

Mala suerte

Está amaneciendo y un molesto rayo de Sol penetra en mi celda para arrancarme de mi profundo sueño. Me levanto, estiro las extremidades inferiores, luego las superiores y, tras dos minutos, ya estoy de nuevo tumbada, vencida por el aburrimiento. Todo indica que será otro largo día más en prisión.

No hace mucho me trajeron un vecino de celda. Es un tipo extraño: baja estatura, pelo marrón, ojos grandes, duerme casi todo el día y las noches se las pasa brincando de un lado a otro. No hay mucha diferencia entre tenerle cerca o no, pues habla en una lengua que desconozco. De todas formas, me parece un ser demasiado soso para mi gusto. Ojalá tuviera a alguien interesante con quien mantener una buena conversación.

El patio es grande y está lleno de chismes inútiles. Cuando me sueltan allí sólo pienso en correr y saltar los obstáculos, en ejercitar mis músculos para que no se atrofien, puesto que en la celda no puedo moverme mucho. Pero mis carceleros no suelen dejarme en paz: en cuanto me descuido, me agarran y me abrazan, como si fuera una hermana, una amiga o un antiguo amor de instituto. Yo no sufro del síndrome de Estocolmo, y nunca aprendí a disimular; así que jamás podré corresponder a tan efusivas y extrañas muestras de cariño. Ya que me quieren tanto, ¿por qué no me dejan libre? ¿Por qué quieren tenerme encerrada por toda la eternidad? Definitivamente, hay amores que asfixian por egoístas.

Todas las veces que he intentado huir, me han echado los perros. Aunque me he vuelto más habilidosa con el tiempo, ellos siempre terminan atrapándome... no sin antes llevarse un buen arañazo o algún que otro mordisco de mi parte, por supuesto. Son grandes, pero no me asustan. En cambio, sé que, por la forma en la que me miran, ellos han empezado a temerme. ¿No es curioso?

Admito que hay algo que me gusta: la comida. Al principio pensé que nunca podría adaptarme a una dieta vegetariana estricta, pero lo cierto es que no tardé mucho en cogerle el gusto. Además, y como no hay muchos pasatiempos con los que entretenerse en este lugar, me paso el día intentando adivinar a qué hora me la traerán, si tocarán zanahorias o lechuga, si incluirán algún trozo de pan en el plato... Generalmente, suelo perder: acertar es tan probable como ganar la lotería.

A veces, como hoy, ni siquiera la comida me sirve de aliciente. Me encuentro francamente desanimada y me quedo todo el día acostada, viendo las horas pasar, preguntándome cuándo acabará esta pesadilla, cuando volveré a la gran bóveda blanca... Si tan sólo pudiera dar marcha atrás en el tiempo...

Era mi primera vez y estaba desorientada, no era consciente de la importancia de mis decisiones. Debí hacerle caso al tipo de la cola, aquel que me advirtió del riesgo que corría al dejar que los señores de la bata blanca y los instrumentos mágicos eligieran por mí. Pero estoy escarmentada: ésta es la última vez que dejo que me reencarnen en una maldita coneja enana de color blanco.

2 comentarios:

Cris dijo...

Muchas gracias, José Angel!!! Qué bonito está en cursiva!!
Precisamente esta noche he soñado con esa coneja... Por cierto, por si alguien lee el cuento, está inspirado en la coneja enana de mi sobrino.

José Angel Muriel dijo...

Gracias a ti por cedérmelo. Es verdad, había olvidado mencionar la fuente de inspiración. :D