jueves, 10 de enero de 2008

ScifiWorld Magazine: Decepciones de un aficionado


DECEPCIONES QUE, ÚLTIMAMENTE, TE DEJAN UN SABOR AMARGO EN LA BOCA. ÓJALA LOS TIEMPOS CAMBIEN, PERO QUIZÁS EN LOS LIBROS ESTÉ NUESTRA ESPERANZA.

Hace unos días encontré una receta genial para sorprender a mis invitados en casa con un plato navideño especial. Presumo de ser una persona práctica y por eso decidí ofrecerles otra cosa más sencilla cuando tropecé con un problema insalvable. Entre los ingredientes que debía utilizar se encontraban las frambuesas y las grosellas. Algo tan fácil de encontrar en cualquier supermercado de Londres, un puñado de frambuesas y grosellas, me resultó imposible de localizar ni siquiera en la tienda más selecta de mi ciudad. Era realmente frustrante, sobre todo porque sabía que las frambuesas y las grosellas que podría comprar con tanta facilidad en Londres se importan de España. Paradójico, ¿verdad?


Continúa aquí.

3 comentarios:

Cris M. dijo...

Esto me recuerda a lo del aceite de oliva español que acaba con etiquetas italianas (lo siento, Giuseppe, pero tenia que decirlo...en España tenemos más aceite). (Aclaración 2: Giuseppe es mi marido. Sus padres tienen olivos que dan un aceite excelente).

José Angel Muriel dijo...

Ajá, Giuseppe, había visto su nombre en tu blog.

Pues sí, lo del aceite es otra cosa semejante. Y, como ves, tiene su traducción en la literatura española también.

Cris dijo...

Acabo de terminar de leer tu articulo en la revista scifiworld. Lo de SOY LEYENDA me parece curioso. Es la tercera versión llevada al cine. Las otras dos anteriores son más cutres aún. Estoy a ver si consigo la protagonizado por Charlton Heston, nuestro amigo del rifle, por eso de que siempre acabo viendo las pelis más cutres de la historia...